Descubre cómo fomentar la responsabilidad corporativa y sé parte del verdadero cambio

Hoy más que nunca la sociedad ejerce un control importante sobre las empresas y no debe extrañarnos, ya que el cambio climático, la desigualdad y los problemas de corrupción nos afectan a todos; de ahí la necesidad apremiante de trabajar la responsabilidad corporativa.

La responsabilidad corporativa debe nacer de una preocupación genuina de las empresas por la mejora contínua de su entorno, tanto de sus equipos de trabajo como de la sociedad. Asimismo, no debe estar motivada solo por el afán económico.

Los falsos compromisos, las mentiras, la injusticia y el egoísmo tarde o temprano precipitan a la ruina. ¿Te suena el caso Odebrecht? Según los especialistas, es considerado el escándalo de sobornos y de corrupción más grande de este siglo.  

Es posible prosperar, tener una sólida reputación, credibilidad, prestigio, ser líder en la industria y conseguir muchos otros beneficios integrando la responsabilidad corporativa en el espíritu de la empresa.

Por ello, si estás comprometido de corazón con estas causas de bienestar común, sigue leyendo este artículo. Conocerás qué es la responsabilidad corporativa y cómo fomentarla en tus equipos de trabajo. Así que, sin más preámbulos, ¡acompáñame!

Empecemos por definir qué es la responsabilidad corporativa. Se trata de un conjunto de compromisos y acciones de protección al medio ambiente y de contribución al progreso social y económico que asume una empresa consciente del impacto que generan sus actividades.

La importancia de la responsabilidad corporativa radica en que a medida que más empresas realicen prácticas de desarrollo sostenible, la sociedad se beneficiará en su conjunto, y a su vez, esto ayudará a desarrollar un alto grado de sensibilidad en todos los sectores.

Política de igualdad. Fuente: Pexels.

A continuación, te explicaremos cómo fomentar la responsabilidad corporativa:

1. Practica la coherencia

La coherencia es uno de los valores más importantes para construir la responsabilidad corporativa. Ayuda a generar una fuerte credibilidad y compromiso de los empleados con la marca de la empresa. Sin ella, todos los esfuerzos pueden irse cuesta abajo. 

La coherencia debe ser practicada por todos tus equipos, pero con especial énfasis por los empleados que ocupen puestos jerárquicos. Si un líder no predica con el ejemplo, no esperes que sus subordinados tomen con seriedad sus directrices.  

La falta de coherencia también puede producir decepción, confusión, incomodidad y hasta ganas de fugar a la competencia. Si ,de pronto, examinando tus comportamientos del pasado has encontrado alguna incongruencia, no te preocupes. Ahora tienes la oportunidad de profundizar tus conocimientos sobre la responsabilidad social corporativa. ¡Sigamos aprendiendo!

2. Fortalece los valores corporativos

Además de la coherencia, hay otros valores que debes fortalecer para sentar las bases de la responsabilidad corporativa. Por ejemplo: la transparencia, la resiliencia, la solidaridad, la sensibilidad social, la unidad, la honradez, la igualdad y la empatía.

Para ello, crea un código de normas éticas en el que establezcas qué conductas no están permitidas y cuáles son las sanciones. Desde el primer momento las cosas tienen que estar claras. Cualquier comportamiento grave de alguno de tus colaboradores puede afectar la reputación de la empresa y dañar la responsabilidad corporativa en construcción.

3. Diseña e implementa objetivos sociales

Toda empresa con una alta responsabilidad empresarial tiene una serie de objetivos sociales que cumplir. Veamos algunas recomendaciones:

  • Ejecuta una política de reciclaje, como la separación de residuos en diferentes tachos de colores.
  • Otorga horarios flexibles para que tus trabajadores puedan disfrutar más de su familia.
  • Contrata a personas con discapacidad, pero previamente adapta la infraestructura de tu empresa para facilitar sus actividades.
  • Fomenta la igualdad salarial entre hombres y mujeres.
  • Promueve el voluntariado para apoyar a las personas más vulnerables.

Toma nota de estos consejos, porque te ayudarán a construir tu plan de responsabilidad corporativa.

Política de reciclaje. Fuente: Pexels.

4. Cumple con tu responsabilidad laboral

La fuerza productiva de una empresa es su activo más importante. Cuando se cuida su dignidad, se respetan sus derechos laborales y se le da la oportunidad de hacer línea de carrera significa que la empresa es capaz de gestionar de manera efectiva sus recursos.

Como bien apunta este artículo de la plataforma HubSpot, la responsabilidad social empresarial genera oportunidades y reconocimientos, lo que aumenta sus posibilidades de convertirse en los mejores lugares para trabajar.

Asimismo, muchos talentos que se sientan identificados con sus valores y buenas prácticas querrán ser parte de la organización, de esta manera la empresa atraerá a los mejores profesionales.

 ¿No te parecen increíbles los beneficios de la responsabilidad corporativa? En efecto, es fundamental que la practiques, pero recuerda hacerlo por convicción.

5. Premia el esfuerzo

Finalmente, premia el esfuerzo de tus colaboradores más sobresalientes y erradica las brechas de conocimiento que puedan estar generando descontento y enemistad. Estas acciones dejarán en evidencia la fuerte responsabilidad corporativa que tienes con tus equipos.

Pero antes del reconocimiento justo, primero debes generar las condiciones óptimas para que puedan realizar un trabajo eficiente. Por ello, fomenta de manera constante las capacitaciones corporativas, con el fin de potenciar sus habilidades.

Asimismo, expresa las felicitaciones a los trabajadores destacados, ayúdales a visibilizar sus fortalezas y diles cuánto aprecias sus esfuerzos. Mensajes así, sinceros, y llenos de las mejores vibras, no solo elevarán su autoestima, sino que motivará a los demás a superarse.

Reconocimiento laboral. Fuente: Freepik.

No olvides dar feedback constructivos. De esta manera, te aseguras de que sepan en qué pueden mejorar cada día. Es importante que comiences a construir la responsabilidad corporativa desde la gestión de tus equipos de trabajo.

Si consigues mantenerlos satisfechos, motivados y comprometidos, ten por seguro que se sentirán orgullosos de pertenecer a tu organización y la defenderán a capa y espada.  

Enamóralos desde el principio de la relación haciendo las cosas bien. Atiende sus necesidades y expectativas de crecimiento, escucha sus sugerencias de mejora y dales la oportunidad de desarrollarse profesionalmente.

Ahora que ya conoces todo sobre la responsabilidad corporativa, te invito a que formes parte del cambio y trabajes cada día por el bienestar común. Recuerda que es el único camino hacia el éxito verdadero y duradero.