¿Qué es y cuáles son los beneficios de Lean Six Sigma?

Lean Six Sigma es un método de trabajo aplicado a una empresa con el objetivo de medir la eficiencia operativa de la empresa y encontrar soluciones y alternativas para mejorarla. Este método se utiliza para eliminar la variabilidad y mejorar la calidad, el costo y el tiempo de cualquier proceso o servicio. 

Junto con el método Lean Improvement, es uno de los métodos de mejora de procesos más avanzados. El objetivo final de la metodología Six Sigma es mejorar los procesos y procedimientos dentro de una empresa al nivel Six Sigma. 

Esta metodología apunta a una eficiencia del 99,99 %, lo cual significa que, por cada un millón de unidades producidas, solo 3,4 unidades llegan a los clientes que están defectuosas o fuera de los parámetros acordados.

Algo que es fundamental para entender esta metodología, es dividiéndola en dos partes, las cuales son las siguientes:

  • Lean: se trata de una especie de filosofía de trabajo, la cual tiene como objetivo eliminar las cosas que no sirven dentro de una empresa, y, además, destruir esos procesos que no le agregan un valor al cliente.
  • Six Sigma: como comentábamos anteriormente, es una metodología de trabajo la cual está formada por un conjunto de prácticas, que se crearon con el objetivo de optimizar el desarrollo y desempeño de los procesos, eliminando los defectos y disconformidades, haciendo hincapié en las especificaciones que determina la empresa.

Por lo tanto, Lean Six Sigma se trata de un conjunto de ambas filosofías, las cuales tienen como objetivo encontrar la perfección a través de los procesos que se utilizan para eliminar estos desperdicios. Esta metodología surgió debido a que las empresas tenían como objetivo ser más eficientes a la hora de llevar a cabo sus operaciones.

  1. ¿Cómo se aplica Lean Six Sigma dentro de una empresa?

Los conceptos de Lean Six Sigma se aplican a cualquier empresa que busque hacer más exitosas sus operaciones y busque mejorar y, además, aumentar sus resultados. Así que para llevar a cabo eso el primer paso es romper el paradigma y estar dispuesto a modificar varias cosas. 

Primero para comenzar el cambio, debemos preparar el paso a paso del proceso, es decir que tendremos que hacer una buena planificación para que todo salga a la perfección. Luego debemos estudiar las fallas y los procesos de actividad que no sirven (para eliminarlos), también debemos comprender cómo la empresa crea valor para los clientes. Cuando se define la creación de valor, es hora de identificar qué etapas de cada proceso no son de gran ayuda para ese objetivo, eliminarlas y ajustar los métodos de trabajo para que las operaciones no afecten el desempeño.

Por lo tanto, el principal objetivo es mejorar los procesos y no generar más desperdicios, los cuales puede ser los siguientes:

  • Generar mayor producción y no utilizarla luego porque termino siendo mucha cantidad y se termina desperdiciando material y tiempo.
  • Mucho tiempo de espera a la hora de pedir un presupuesto o algún tipo de informe.

Presentando estos casos, el objetivo principal es llevar a cabo esta metodología dentro de la empresa para formar nuevas condiciones y que todos los materiales producidos sean utilizados de manera correcta, en los sitios correspondientes y también que se utilicen las cantidades correctas y así se evitará la acumulación de desperdicios.

  1. Principales beneficios que otorga Lean Six Sigma

Utilizar esta metodología dentro de una empresa brindará muchas ventajas a la hora de la producción o en el resultado final del proceso. A continuación, veremos los principales beneficios que nos brinda:

  • Los procesos serán mucho más eficientes y no generarán desperdicios.
  • Mejora la calidad de los productos y servicios que ofrece la empresa.
  • Se eliminarán por completo los desperdicios, los cuales no brindan absolutamente nada al resultado final.
  • La empresa se verá muy beneficiada con esta metodología y desarrollará un cambio cultural muy positivo dentro de ella.
  • Se eliminarán algunos métodos de trabajo, por lo tanto, será mucho más fácil hacer un seguimiento de los resultados.
  • Los clientes serán mucho más beneficiados, lo que genera una mayor satisfacción con la empresa.
  • Reducir y respetar los tiempos de entrega.
  • Mejorará los medios o canales de comunicación.

Aunque el implementar la metodología Lean Six Sigma lleve muchísimo tiempo, se trata un proceso bastante simple, pero, además, hará que las empresas logren posicionarse entre las mejores de todas debido a la excelencia a la hora de llevar a cabo sus actividades, donde siempre queda un razonable margen de mejora, aunque muchas firmas tienden a olvidarlo, y es justamente allí donde ceden terreno.

Otro gran dato para remarcar, es que al llevar a cabo como corresponde las actividades y procesos, obtendrá ventajas sobres las demás empresas con las que compiten en el mercado, lo que siempre es decisivo y más en estos momentos en los que los rivales no son solamente los que parecen estar cerca, sino también al otro lado del planeta.

  1. Ejemplo de uso de la Metodología Lean Six Sigma

En una empresa que su función es ofrecer servicios, podemos programar estrategias para mejorar el tiempo a la hora de responder una solicitud o reclamo de algún cliente. También se pueden hacer controles de calidad previamente para garantizar que el servicio prestado funcione de la manera correcta y no haya reclamos luego. Y, en tercer lugar, se puede ofrecer un beneficio hacia los clientes que se encuentran utilizando los servicios de la empresa hace ya varios meses o años.

Otro claro ejemplo en el que se puede llevar a cabo esta metodología es en una empresa que se dedique a la producción de bienes en este caso. Se puede ampliar el tiempo de uso de las máquinas, segundo podemos verificar cuáles son los puntos más flojos a la hora de producir y mejorar esos puntos para ahorrar tiempo y en tercer lugar se puede motivar a los trabajadores con algún bono o premio a fin de mes o año para que el rendimiento sea mucho mejor.