¿Qué es una selección por competencias y cómo hacer una?

Conformar equipos de trabajo implica pensar en los roles y funciones que cada uno de los  integrantes va a tener dentro de ese grupo de personas, en las características personales que cada uno tiene para que la relación entre ellos no genere conflictos.

Son muchos los factores que pueden incidir al momento de elegir nuevos trabajadores en una organización. Dependiendo de los objetivos que la empresa quiera llevar adelante,  puede que algunos se prioricen más que otros.

La selección por competencias es una de esas maneras y es muy elegida por las personas encargadas del proceso de reclutamiento dentro de una empresa.

¿Qué es la selección por competencias?

La selección por competencias es una manera de escoger nuevos trabajadores, que se basa en conocer y verificar las capacidades de cada empleado antes de ser contratado. Es decir, más allá de la experiencia laboral y de la formación que haya tenido la persona, esta modalidad apunta a otro tipo de saberes.

Resulta fundamental en este caso, que las entrevistas estén pensadas para que estas competencias puedan confirmarse y no se den por adquiridas simplemente por la información que puede llegar a figurar en el curriculum.

En estos casos, puede ser muy útil implementar durante el proceso de selección un juego de roles que permita ver al equipo reclutador la manera en la que la persona se desenvuelve frente a determinadas situaciones. Sea cual sea la metodología elegida, el proceso debe realizarse con profundidad para conseguir buenos resultados.

Está claro que aquí,  la experiencia laboral que la persona pueda llegar a traer pasa automáticamente a un segundo plano dado que lo que más se va a valorar son las características profesionales o habilidades que pueda presentar el nuevo candidato.

Beneficios de utilizar este proceso de selección

En primer lugar, a pesar de que el proceso puede llegar a ser más extenso que otros, una vez elegido el candidato, las probabilidades de que la persona escogida sea verdaderamente la indicada para el puesto, son más altas que si se hubiese empleado otro método para este proceso.

Por otro lado y en conexión con el punto anterior, el proceso de selección por competencias implica llevar adelante mayor cantidad de entrevistas que pongan a prueba al candidato en diferentes situaciones. Esto puede resultar muy útil para conocer en profundidad a la persona y sus distintas facetas.

No olvidemos que el candidato antes de ser un profesional es una persona que debe saber convivir en un equipo de trabajo bajo las normas de la organización. Conocer previamente sus características personales nos permitirá  saber más sobre él y en consecuencia nos ayudará a  tomar la decisión que más le convenga a la empresa.

Por otro lado y pensando ya en un mediano plazo, las competencias que rigen la elección de ese candidato son las necesarias para desempeñarse correctamente en un puesto determinado. Por lo tanto es más probable que esa persona, una vez adaptada a la organización y su cultura, tenga un buen rendimiento y pueda dar los resultados esperados en poco tiempo.

Por último, la selección por competencias le proveerá al equipo de reclutadores una visión más acertada sobre el perfil que se necesita para cubrir determinado puesto. De la misma forma, además de conocer el perfil, también podrá acceder a aquellas necesidades que son requeridas para armar planes de carrera y desarrollo de manera personalizada. 

Esto es muy positivo para el capital humano de una organización porque les permite recibir una propuesta orientada específicamente a lo que les puede ser útil para desempeñarse mejor en sus tareas.

Cómo realizar una selección por competencias

Este tipo de procesos pueden ser definidos de un modo general pero de todas maneras, hay ciertas particulares que dependen del funcionamiento de cada empresa.

A grandes rasgos, podríamos definir los siguientes pasos:

Establecer las competencias

Cada puesto de trabajo requiere habilidades o capacidades distintas. Detenerlas debe ser un trabajo muy minucioso porque es lo que va a determinar que un candidato sea escogido por sobre otros y, posteriormente, se desempeñe de forma adecuada en su puesto de trabajo.

Filtrar los curriculums

Una vez que se abra la convocatoria, muy probablemente comenzarán a recibir gran cantidad de currículums con diversos perfiles que pueden o no adaptarse al puesto a cubrir. Si bien la experiencia no será un elemento rector en este proceso de selección, es cierto que perfila al candidato y genera una tendencia sobre posibles habilidades que puede llegar a tener esa persona por haber estado cumpliendo cierto rol en otra empresa.

Por lo tanto, este segundo paso consistirá en seleccionar aquellos perfiles que cumplan con las necesidades requeridas y descartar aquellos que no se ajusten tanto al esperado.

Entrevistas personales

Una vez realizado el primer filtro, tendremos un grupo de personas más reducido. Para conocer a cada uno de ellos y saber más sobre sus capacidades será necesario llevar adelante entrevistas  personales. 

En cada una de esas entrevistas pueden utilizarse diversas metodologías. Una muy recomendada es un test psicométrico que permite conocer el perfil de la persona con mayor profundidad.

En este punto será muy importante poder seleccionar las herramientas adecuadas que nos permitan ahorrar tiempo y lograr mejores resultados.

El mercado laboral actual atraviesa un momento de mucha vertiginosidad, es por eso que para que los equipos de recursos humanos puedan escoger a los mejores candidatos antes de que otra empresa lo haga, deben ser muy hábiles con el manejo del tiempo. Es decir, deben encontrar el equilibrio entre realizar la selección en poco tiempo y escoger correctamente al candidato.

Aquí se vislumbra la habilidad de  las áreas de recursos humanos para escoger las mejores técnicas de reclutamiento y selección que les permitan a los candidatos relucir todo su talento en poco tiempo. 

Por último, es posible que, en una primera instancia, este proceso pueda entenderse más engorroso que cualquier otro. Sin embargo, no perdamos de vista que aunque no hayamos hecho mención de ellos en esta nota, siempre es posible recurrir a sistemas informáticos que ayuden a ordenar y automatizar los procesos.