¿Qué es la metodología LEAN y cuál es su importancia en una empresa?

Inspirado en el sistema de producción de Toyota, Lean Management es un método de gestión y organización del trabajo que tiene como objetivo mejorar el rendimiento de una empresa y, más concretamente, la calidad y la rentabilidad de su producción.

Lean Management optimiza los procesos reduciendo tiempos sin valor añadido (operación o transporte inútil, esperas, sobreproducción, etc.), causas de no calidad y complejidad. Este método se apoya en una importante dimensión gerencial que permite a los empleados trabajar en las mejores condiciones. 

En última instancia, se persiguen dos objetivos principales: la completa satisfacción del cliente y el éxito de cada empleado.

Formalizado por investigadores estadounidenses del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Metodología Lean es una expresión anglosajona cuyo significado principal es evocador. «Lean» en realidad significa «sin lujos». Esto hace eco de la idea de reducir algo a lo esencial, de eliminar lo inútil, que es el fundamento del método.

Los orígenes del Lean Management

La gestión ajustada es un proceso que tiene como objetivo mejorar la eficiencia de una empresa mediante la eliminación de actividades innecesarias.

Lean management es una filosofía de gestión que se desarrolló originalmente en Japón. La idea detrás de esto, es reducir el desperdicio y aumentar la productividad. La gestión Lean ha sido adoptada por muchas empresas en todo el mundo, pero sus orígenes siguen siendo los más asociados con las empresas japonesas. Se remontan a Toyota. En Japón, la frase “lean” significa “hacer algo delgado”, y el objetivo de la gestión lean es hacer que los procesos de producción sean lo más eficientes posible. “Lean” viene directamente de la invención de John Krafcik (trabajador de Google). 

¿Cuáles son los 5 principios básicos del Lean Management?

Para implementar Lean Management de manera efectiva dentro de la empresa, es necesario apoyarse en los 5 principios básicos de este método.

  1. Identificar valor

¿Qué es cada negocio tratando de hacer? Ofrecer un producto o servicio por el que un cliente esté dispuesto a pagar. 

Es por eso que primero deberá identificar el valor que desea aportar a su oferta y luego definirlo muy claramente. Este primer paso te ayudará a pasar al segundo más fácilmente.

  1. Mapear la cadena de valor

La aplicación de este principio le mostrará dónde se genera valor y cuánto de los diferentes pasos del proceso producen o no valor.

Una cadena de valor es una secuencia de actividades que se vinculan entre sí para proporcionar un producto o servicio. En Lean Management, esto significa que debe trazar un mapa de todos los pasos de su proceso para que pueda identificar dónde se produce el desperdicio y eliminarlo.

  1. Crea un flujo de trabajo continuo

El flujo de trabajo continuo en Lean Management es el concepto de tener un flujo de trabajo continuo a través de una secuencia de etapas, eliminando pausas o tiempos muertos. Esto reduce la cantidad de tiempo que lleva completar cualquier tarea.

Para crear este flujo de trabajo continuo, debe identificar qué pasos se necesitan para completar cualquier tarea determinada. También, debe asignar un valor a cada paso, que es la cantidad de tiempo o dinero que le llevará a otra persona en otro departamento o empresa realizarlo.

  1. Crea un sistema de tracción

En la gestión ajustada, el enfoque está en los resultados, no en los procesos. Esto significa que la organización debe esforzarse por ser lo más eficiente y productiva posible. Un sistema de tracción es un conjunto de herramientas que pueden ayudar a una organización a lograr estos objetivos. Ayuda a identificar cuellos de botella en el sistema y eliminarlos.

Esta sección cubrirá cómo funcionan los sistemas de tracción, cómo se utilizan para mejorar las prácticas de gestión ajustada y algunos problemas comunes con ellos.

  1. Mejora continua

Una vez que se han conseguido todos los objetivos anteriores, se ha construido su sistema Lean Management.

En el mundo empresarial moderno, la mejora continua es necesaria para mantenerse competitivo. El enfoque Lean Management es una forma de gestionar que refleja esta idea. Se centra en la eliminación de residuos, el aumento de la productividad y la mejora de la calidad.

Las diferentes herramientas de Lean Management

Las herramientas Lean, a menudo se describen como soluciones para el aprendizaje y la experimentación. El personal se los apropia y colabora, en un proceso de mejora continua.

Hay una multitud de herramientas disponibles, aquí hay algunos ejemplos:

  • El método de las 5S (claro, ordenado, limpio, ordenado y riguroso) para optimizar el ambiente de trabajo y reducir las pérdidas de tiempo.
  • El método Six Sigma para mejorar la calidad y eficiencia de los procesos.
  • El método Kaizen para mejorar continuamente los procesos.
  • El método Kanban para optimizar la gestión de inventario.
  • El método Value Stream Mapping (VSM) para analizar procesos e identificar obstáculos.

Aunque se originó en la industria automotriz, Lean Management ahora se implementa en todas partes, independientemente de la industria o el tamaño de la empresa. Este concepto también se aplica con frecuencia, como es el caso del Lean Purchasing, que tiene como objetivo la excelencia operativa en los departamentos de compras.

Las ventajas de la gestión ajustada

Existen importantes ventajas que los gerentes podrán observar al implementar métodos de Lean Management:

  • Foco: Cuando se pone en marcha el Lean Management, se busca minimizar los desperdicios. Por lo tanto, su personal se centrará en actividades que realmente generen valor.
  • Productividad y eficiencia mejoradas: Los empleados que se dedican a crear valor estarán siempre más dispuestos y sus números son mejores, que están enfocados.
  • Certeros en la orden: Cuando se establece un sistema de tracción, es posible dar labores que realmente existen, no creados para evitar el ocio. 
  • Mejor aprovechamiento de los recursos: al basar tu producción en la demanda real, solo podrás utilizar los recursos necesarios, lo que evitará cualquier desperdicio.
  • Como resultado, su empresa y su equipo serán mucho más flexibles y capaces de responder a las demandas de los consumidores mucho más rápido. Los principios de Lean Management le permitirán crear un sistema de producción estable, que mejorará el rendimiento general de su empresa.