Descubre las mejores estrategias para elevar la productividad empresarial

¿Tus empleados se distraen con facilidad? ¿Te piden con frecuencia descansos médicos? ¿O te entregan sus tareas fuera de plazo? Si es así, entonces tienes que conocer estas siete estrategias para fomentar de manera efectiva la productividad empresarial.

Con el trabajo remoto es difícil fiscalizar si tus equipos están gestionando de manera adecuada su tiempo, en tanto que son muchos los factores de su entorno que pueden distraerlo: actividades domésticas, el WhatsApp, el correo electrónico y las redes sociales.

Todo esto repercute en su rendimiento, y si a ello le sumamos jornadas con horarios extenuantes ―que muchas empresas aplican creyendo que así mejoran la productividad empresarial―, ya puedes contar con que pronto fuguen a la competencia.

Pero tranquilo, en este artículo conocerás qué es la productividad empresarial y siete estrategias para que tus equipos de trabajo se sientan más motivados, saludables y preparados para nuevos desafíos. Así que, ¡acompáñame!

¿Qué es la productividad empresarial?

La productividad empresarial es la suma de todos los esfuerzos de los empleados para alcanzar las metas corporativas. Estos esfuerzos implican tiempo, altos niveles de concentración, determinación, compromiso, intensidad, y una adecuada motivación.

Por otro lado, la productividad laboral es el grado de aporte de cada empleado en el que se evidencia su potencial y se mide, por lo general, en cuotas durante un determinado tiempo. Ambos son importantes para el crecimiento de una empresa y su supervivencia en el mercado.

Asimismo, el tiempo, el número de tareas entregadas por jornada y los esfuerzos de cada empleado son indicadores de productividad empresarial que debes tomar en cuenta para hacer tus evaluaciones.

Productividad laboral. Fuente: Pexels.

Estrategias para mejorar la productividad empresarial

A continuación, veremos 7 estrategias para mejorar la productividad empresarial.  

1. Brinda capacitaciones contínuas

La pregunta que a menudo se hacen las empresas es la siguiente: ¿cómo mejorar la productividad empresarial? Para empezar, debes saber que las brechas de conocimiento debilitan la productividad de cualquier organización.

Cada empleado es un valioso activo que cuidar, por lo tanto, para mejorar la productividad empresarial, la primera tarea es identificar las brechas de conocimiento entre el personal y cubrirlas con capacitaciones corporativas acorde a sus necesidades. 

Mientras más habilidades ganen, se elevará la calidad de los trabajos y esto ayudará a construir un clima de igualdad, que puede derivar en satisfacción, gratitud y una percepción positiva de la imagen de la empresa por su compromiso con el progreso de su fuerza laboral.

Formaciones corporativas. Fuente: Pexels.

2. Toma en cuenta las opiniones de tus equipos 

Uno de los factores que afectan negativamente la productividad laboral es no tomar en cuenta las opiniones de los empleados. Por ejemplo, un empleado nuevo que viene de la competencia sabe las estrategias que funcionan, pero muchas veces, sus ideas o sugerencias de mejora se estrellan contra las resistencias al cambio o el hermetismo de los jefes.

Para evitar estas situaciones, implementa una política empresarial que recoja las propuestas de mejora con el fin de que no se pierdan las ideas valiosas y tampoco se corte la motivación de los empleados, quienes después del rechazo tienden a limitarse o a trabajar con lo mínimo que se les pide, lo cual es todo lo contrario a la productividad empresarial.

Escucha sus planteamientos por medio de entrevistas personales o cuestionarios anónimos y que sea una exigencia para los jefes de cada área. Apreciar las habilidades de los empleados y sus iniciativas enriquece el aprendizaje colaborativo y la productividad empresarial.

3. Implementa un sistema de incentivos

Uno de los retos más difíciles para las empresas es mantener satisfechos y motivados a sus trabajadores. Y no es para menos, cada uno tiene necesidades, expectativas de crecimiento y aspiraciones distintas y variables en el tiempo. No obstante, la motivación es clave para la productividad empresarial.

Por ello, hay actos tan simples que pueden hacerlos felices, como por ejemplo, el reconocimiento laboral, las actividades deportivas que son ideales para fortalecer la salud y las relaciones con los compañeros de trabajo. Asimismo, son efectivos los cupones de días libres y descuentos exclusivos en compras.

4. Invierte en tecnología

Hoy en día, es indispensable el uso de la tecnología para elevar la productividad empresarial. Por ello, invierte en ciberseguridad, la instalación de chatbots para dar respuestas rápidas a la cantidad de clientes que te escriben en las redes sociales y usa sistemas integrados para simplificar los procedimientos y ahorrar tiempo.

Guarda en la nube información relevante y actualízate sobre las tendencias de tu sector y monitorea a la competencia. La tecnología es la mejor aliada de la productividad empresarial. Este informe de la CEPAL ,realizado en 2021, reveló que las tecnologías digitales redujeron los efectos adversos de la pandemia en materia económica y social. ¿No te parece increíble? Sigamos aprendiendo más consejos para aumentar la productividad empresarial.

Procesos tecnológicos. Fuente: Freepik.

5. Promueve un entorno seguro y alimentación saludable

La productividad empresarial depende absolutamente de la buena salud de los empleados. De hecho, es vital promover hábitos de alimentación saludable y garantizar un entorno seguro para reducir los descansos médicos.

Un plan de ergonomía ocupacional y una cafetería bien equipada con frutas y comidas balanceadas contribuirán significativamente a mejorar la productividad empresarial. En el caso de los trabajos remotos, las capacitaciones virtuales serán la clave para desarrollar un alto nivel de conciencia en el cuidado de la salud. 

Esta guía de alimentación saludable de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) te ayudará a tener empleados más vigorosos y productivos.

Alimentación saludable. Fuente: Pexels.

6. Establece plazos de entrega

La creatividad, el ingenio y la eficiencia empresarial dependen de varios factores. Tener los conocimientos adecuados no basta, hace falta pasión, salud, mucha concentración y una adecuada gestión del tiempo para optimizar la productividad empresarial.

Con respecto a la gestión del tiempo, la entrega de las tareas para cada empresa varía en función de la complejidad que demanda la ejecución de cada una, de ahí la necesidad de fijarse plazos razonables. La proximidad de la fecha de entrega puede suscitar un estrés natural, que es necesario para que el empleado sea más organizado y responsable.

Ahora bien, esto no significa que desde que se despierte hasta que anochezca el trabajador deba permanecer atado a la silla tecleando furiosamente, porque las consecuencias pueden ser fatales, desde fuertes dolores de espalda, migraña y cansancio extremo hasta el síndrome de burnout.

Por ello, son recomendables las pausas activas que implican breves descansos o estiramientos suaves para hacer que el cuerpo vuelva a su estado flexible y tranquilo. ¿Viste lo importante que es integrar la productividad empresarial con actividades simples y saludables? En definitiva, te ayudará a conseguir los mejores resultados.

7. Da retroalimentación constructiva

Finalmente, no olvides dar una retroalimentación a tus equipos de trabajo para que conozcan sus fortalezas y debilidades. Asimismo, sé preciso en qué aspectos deben mejorar para lograr el desempeño ideal. Verás que, a la larga, se afianzará su autonomía, confianza y motivación para seguir creciendo. 

La retroalimentación también te permite identificar a los futuros líderes de la organización y aumenta el employee engagement. Ahora que ya conoces todo sobre la productividad empresarial, es momento de poner manos a la obra. Invierte en tu fuerza laboral y ¡supera tus metas corporativas!