Descubre cómo integrar a tus nuevos empleados y fideliza con ellos desde el primer día

Uno de los temores más frecuentes de toda empresa es el abandono de sus nuevos empleados al poco tiempo de haber asumido sus puestos, dado que representa un auténtico dolor de cabeza por el derroche de tiempo, dinero y esfuerzos.

Precisamente, un estudio de LinkedIn reveló que las generaciones jóvenes son las que tienden a cambiar de empleo más rápido en comparación con los trabajadores mayores. Principalmente, los motivos son dos: la insatisfacción con el liderazgo de sus jefes y el pésimo ambiente de trabajo.

Por estas razones, tienes que prepararte para integrar con éxito a tus nuevos empleados y qué mejor manera de hacerlo que leyendo este artículo, el cual te dará  los mejores consejos para que puedas conquistarlos desde el primer día. Así que, ¡acompáñame!

Todo proceso de integración de personal implica planificación estratégica y cuidado de hasta los más mínimos detalles. Cualquier broma pesada, actitud indiferente, respuesta cortante o demora en la absolución de las dudas que tengan los nuevos empleados puede entorpecer los propósitos de la empresa.

El objetivo es brindar a los nuevos empleados una experiencia memorable, satisfactoria y de confianza desde su primer día de trabajo; por ello, todos deben estar comprometidos con el objetivo, desde los jefes directos, compañeros de trabajo hasta los gerentes y ejecutivos.

Un plan de incorporación de personal que se centre en acompañar de manera contínua a los nuevos empleados durante las tres primeras etapas: inducción, entrenamiento e integración social, aumentará las posibilidades de retenerlos y de desarrollar un alto employee engagement.

En los siguientes párrafos veremos cómo integrar a los nuevos empleados, así que sigue leyendo y ¡construye una relación de confianza con tus nuevos talentos!

Inducción. Fuente: Pexels.

1. Informa a tus equipos sobre los nuevos empleados

El jefe directo es el que debe encargarse de informar a todos los integrantes del equipo la fecha en la que iniciarán sus labores los nuevos compañeros de trabajo. Además, debe designar a un guía para la capacitación a los nuevos empleados.

Esta tarea puede hacerlo el mismo jefe, pero muchas veces suele delegar a uno de sus subordinados por cuestiones de tiempo o porque ya tiene varias responsabilidades. En este punto, no olvides dar directrices claras sobre comportamientos accesibles y de alta prioridad a la resolución de las inquietudes que tengan los nuevos empleados.

2. Da una cálida bienvenida

Es natural que los nuevos empleados experimenten incertidumbre, nerviosismo y miedo de no encajar en el equipo y no es de extrañar que se muestren poco comunicativos con los demás en sus primeros días. Un tip para romper el hielo es darles una cálida bienvenida.

En ese primer día puedes ofrecerle un desayuno, presentarle a sus compañeros de trabajo, entregarle un kit de artículos relacionados a la marca de la empresa, hacer con ellos un recorrido por las instalaciones, contarles la historia de la empresa y mostrarles sus espacios de trabajo.

Toma nota de estos consejos, ya que te ayudarán en el proceso de inducción de personal y no olvides impulsar iniciativas de participación para que los nuevos empleados interactúen con sus nuevos compañeros de trabajo, de manera que se sientan como parte de la familia.

Presentación de nueva empleada. Fuente: Freepik.

3. Ten listo el espacio de trabajo

En este punto, es importante asegurarse de que los nuevos empleados cuenten con todos los materiales logísticos para que puedan iniciar sin contratiempos sus actividades. Para ello, haz una lista de lo que necesitan: pueden ser parlantes, audífonos, micrófonos de solapa, un trípode y una computadora. Todo lo que esté relacionado a su puesto.

Con respecto a la computadora, no olvides de coordinar con el equipo de soporte técnico para que tenga los programas instalados, el antivirus actualizado, el acceso a las carpetas compartidas y un correo institucional. Por otro lado, recursos humanos también tiene que gestionar la entrega del fotocheck y la llave de los casilleros personales.

Si se trata de trabajo remoto, hay varios aspectos a considerar. Para empezar, las estrategias de incorporación de personal han cambiado. Como bien destaca este artículo de análisis de Forbes, para recursos humanos es mucho más difícil evaluar la experiencia de los nuevos empleados ahora. 

Con el trabajo remoto se saltan los protocolos de incorporación de personal y de manera directa se envían a los correos electrónicos los manuales para la elaboración de las tareas, los videos tutoriales, e-books y los usuarios y contraseñas para acceder a las plataformas. 

Espacio de trabajo. Fuente: Pexels.

4. Asegúrate de que conozcan todo sobre la empresa

Las cosas deben estar claras desde el comienzo, por eso, asegúrate de que los nuevos empleados interioricen información relacionada a estos cuatro aspectos: código de normas éticas, valores corporativos, metas específicas y generales, y los procesos de trabajo.

Asimismo, haz las preguntas adecuadas para extraer información valiosa que permita conocer a profundidad las aspiraciones, las expectativas de crecimiento y las necesidades de los nuevos empleados. Puedes preguntarles, por ejemplo, qué es lo que esperan de la empresa y cuáles son los objetivos.

Algunos querrán ganar más habilidades, otros solo desean acumular más experiencia profesional, un grupo querrá hacer línea de carrera y puede darse el caso de que algunos todavía no tengan claro qué es lo que desean de la empresa.

Otro aspecto a considerar en la incorporación de nuevos empleados es darles información sobre quiénes son los clientes de la empresa y cómo ofrecerles una experiencia satisfactoria.

5. Haz un seguimiento

Finalmente, es recomendable monitorear el proceso de integración de los nuevos empleados cada cierto tiempo. Una manera efectiva de hacerlo es preguntarles cómo se han sentido, qué les parece el ambiente de trabajo, qué les hace falta y qué dificultades han tenido en su primera semana.  

De esta manera, sentirán que la organización se preocupa por ellos y tendrán la oportunidad de mejorar su desempeño. Es cierto que los primeros meses suelen ser los más duros, porque están en período de prueba y la atención de los jefes suele concentrarse en sus competencias, destrezas y habilidades. 

En el caso de que satisfagan las expectativas de la organización en cuanto a diligencia, puntualidad, colaboración, alta responsabilidad y transparencia, no hay duda de que la empresa ha hecho una buena elección. Pero, para ver estos resultados, primero debe enfocarse en hacer una buena inducción de personal.

Tanto nuevos empleados como empresa deben concentrar sus esfuerzos en construir una relación sólida, duradera y de confianza en la que ambos salgan beneficiados. ¡Aplica estos 5 pasos y fideliza con tus nuevos talentos!