¿Qué es una entrevista de salida y cómo realizarla? ¡Descúbrelo en 5 pasos!

Una entrevista de salida es la ocasión perfecta para que toda empresa se ponga en contacto con sus puntos débiles y así pueda introducir mejoras contínuas en sus procesos.

Sin embargo, la entrevista de salida suele ser un método poco aprovechado por las empresas, debido a que se ignoran sus múltiples beneficios, entre ellos el más importante: el de poder extraer información valiosa sobre los motivos por los cuales renuncian sus trabajadores.

Además, la entrevista de salida permite recabar datos sobre la competencia y conocer en un estado más profundo la situación real de la empresa y el clima laboral que se respira, gracias a la información que puede proporcionar el trabajador saliente.

Así que, independientemente de lo que quieras mejorar, ya sea el clima laboral, las condiciones de trabajo y la satisfacción de tus equipos, podrás hacerlo si sigues leyendo este artículo, el cual te explicará cómo hacer una entrevista de salida exitosa. 

¿Estás listo? Entonces, ¡sígueme hasta el final y verás resultados!

Entrevista presencial. Fuente: Pexels.

¿Qué es una entrevista de salida?

Es el encuentro privado que se da entre el empleado renunciante y un representante de la empresa, quien, en muchos casos, suele ser alguien de recursos humanos. En esta última cita, el trabajador responde una serie de preguntas relacionadas a su paso por la empresa y, en función a su disposición y sinceridad, se pueden identificar los problemas reales de la compañía.

Desde la perspectiva del empleado renunciante, una entrevista de separación también puede ser una experiencia memorable que le haga evocar desafíos, vivencias gratificantes con sus compañeros de trabajo, aprendizajes significativos, así como aspectos negativos de la empresa que quizá quiera expresar en aquel momento de adiós.

Ahora bien, la entrevista de salida también puede aplicarse a un trabajador despedido. No hay razón para subestimar ningún punto de vista, pero eso sí, la actitud colaborativa siempre será determinante para lograrlo. Nunca es tarde para frenar la rotación de personal y contribuir con el desarrollo profesional de todos tus equipos de trabajo. 

¿Cómo hacer una entrevista de salida?

A continuación, te mostraremos los pasos a seguir para hacer una entrevista de salida efectiva. 

1.Programa una cita

Con respecto a este punto, procura ganar tiempo: no es recomendable hacer la entrevista de salida justo el último día de trabajo del empleado, ya que es probable que las emociones de nostalgia le dominen y no pueda responder con claridad las preguntas.

También puede darse el caso de que justo ese día haya planificado hacer alguna actividad especial al término de su jornada laboral, como reunirse con unas amistades cercanas que están al tanto de su situación o estar solo para meditar sus nuevos proyectos.

Lo recomendable sería, por lo menos, una semana antes de su salida; así preparas con tranquilidad tu cuestionario y en los días posteriores, quizá puedas hacer algunos ajustes o añadir más preguntas relevantes que te acerquen a tus objetivos.

2. Elabora un cuestionario

El cuestionario es tu instrumento más importante para recolectar información. Si bien este puede ser enviado al correo electrónico como un formulario simple, lo mejor sería que lo responda de manera presencial.

La ventaja que aporta la presencialidad no tiene punto de comparación, ya que se da la posibilidad de hacer repreguntas y profundizar sobre algún tema poco comprendido. Esta lista es un ejemplo de cuestionario que puedes emplear para tu entrevista de salida:

16 preguntas para una entrevista de salida

  •  ¿Cuáles son los motivos por los que deja su posición?
  • ¿En qué empresa trabajará?
  • ¿Qué de atractivo encontró en la oferta que le ofrecieron?
  •  ¿Qué es lo que más le ha gustado de trabajar aquí?
  • ¿Cómo describiría el clima laboral?
  • ¿Considera que el sueldo que percibía era justo o acorde con las tareas diarias que realizaba?
  •  ¿Cómo era su relación con sus compañeros de trabajo?
  •  ¿Alguna vez suscitó alguna disputa con alguien de la empresa o una situación en la que se haya sentido incómodo, ofendido, discriminado o maltratado?
  • ¿Cómo era la relación con su jefe inmediato?
  • Si quisiera calificar el desempeño de su jefe del 1 al 10, ¿cuál sería su elección?
  • ¿Qué objetivos tenía al entrar a la empresa y si considera que los haz cumplido?
  • Si no ha cumplido sus objetivos dentro de la empresa, ¿a qué cree que se deba?
  • ¿En qué cree que puede mejorar la empresa?
  • ¿El espacio de trabajo en el que realizaba sus labores diarias le gustaba?
  • ¿Qué sugiere para mejorar el ambiente donde trabajaba usted?
  • ¿Recomendaría a la empresa como un lugar idóneo para trabajar

3. Escucha atentamente al trabajador saliente

Durante este tercer paso, tus cinco sentidos deben estar enfocados en el relato del trabajador saliente; de esta manera, podrás hacer una mejor interpretación de los hechos y conforme nazcan las repreguntas anótalas en una hoja aparte para plantearlas en los momentos adecuados.

Evita mirar el celular, no interrumpas al entrevistado a la mitad de alguna frase o idea y presta atención a su lenguaje corporal. La comunicación debe ser fluida, empática y de respeto mutuo. En algunos casos, suele suceder que si el trabajador no ha tenido una grata experiencia en la empresa puede perder los estribos en la entrevista de salida. 

Se puede hacer críticas constructivas sin llegar a conflictos innecesarios. Por ello, evita criticarlo, ya que esto solo puede empeorar la tensión. Trata de llevar la conversación de la manera más asertiva posible. Precisamente por ello, un especialista de recursos humanos tiene más ventajas de dominar la conversación por su tacto agudo, estratégico y pausado. Sin lugar a dudas, es el especialista ideal para las entrevistas de salida.

Hoy en día, para cualquier profesional, en realidad, la escucha activa es importante, ya que es una de las habilidades blandas más exigidas en el mercado, según un informe del Foro Económico Mundial. Así que aprovecha esta oportunidad para mostrar todo tu potencial.

Tomar apuntes. Fuente: Pexels.

4. Recoge sus observaciones

Anota los puntos críticos de la empresa, las sugerencias de mejora y todo aquel dato que pueda serte útil para armar un plan de acciones que contemple la solución a los problemas identificados, ya sean relacionados al clima laboral, la comunicación interna, las condiciones de trabajo, etc. Todo suma para el éxito de tu entrevista de salida laboral.

Por ejemplo, supongamos que una de las observaciones que recibiste fue que se percibe una comunicación vertical en toda la organización; es decir, que los equipos de trabajo se sienten invisibles en la toma de decisiones más importantes de la empresa. Entonces, quizá convenga organizar capacitaciones para integrar a jefes y al personal bajo su cargo.

Sin embargo, no debes esperar a que un empleado se vaya para recién conocer los puntos débiles de la empresa. Los cuestionarios anónimos, realizados con cierta regularidad, te ayudarán a obtener respuestas más precisas y completas. Por ende, debes tomar las críticas con mucha cautela, ya que pueden ser indicios poderosos de algo más profundo.

Ten en cuenta que los problemas estructurales de la sociedad no solo se visibilizan en las familias y en las escuelas, sino también en las empresas. Sin embargo, desde el seno de estas se pueden tomar muchas acciones para resolverlos; de ahí la importancia de las entrevistas de salida en toda organización, a modo de perseguir la excelencia.

A propósito de ello, un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Eurofound en 2019, sobre la calidad del empleo en el mundo, destacó que entre los principales problemas encontrados figuran los siguientes: la desigualdad remunerativa por género, jornadas excesivas y la exposición a riesgos físicos.

¿Te das cuenta lo productiva que pueden ser las entrevistas de salida? Te permiten poner la lupa en estos temas preocupantes y, sobre la base de ellos, hacer planes para poner orden.

5. Deja abierta la posibilidad de un eventual retorno

Nunca se sabe cuándo puedes necesitar la colaboración del trabajador saliente. Por ello, muchas empresas, en una entrevista de despedida, dejan abierta la posibilidad de un eventual retorno. Les resulta un ahorro de tiempo, ya que dicho trabajador conoce el funcionamiento de la organización, las tareas desempeñadas y no hace falta una  intensa inducción y capacitación, a menos que haya cambios que demanden nuevos aprendizajes.

Por último, agradécele por los servicios prestados y deséale lo mejor en todos los ámbitos de su vida. Verás que el momento se imprimirá como un recuerdo grato y cargado de las mejores vibras para ambos.

Ahora que ya sabes cómo hacer una entrevista de salida exitosa, sigue los consejos que te hemos dado en este artículo para frenar la salida de personal. ¡Es momento de poner manos a la obra y de demostrar que tu empresa es una fábrica de talentos para el mercado!