Lista sobre los tipos de nóminas que puede implementar una organización

¿Alguna vez te has preguntado por el detrás de escena de las liquidaciones que se le realizan a los trabajadores asalariados en relación de dependencia? Si es así y aún no has encontrado la respuesta adecuada, esta es tu nota. Porque previamente a la emisión de la nómina de los colaboradores, hay todo un mundo de procesos y papeleo al cual los profesionales pertinentes tienen que responder mes a mes. 

Los contadores y los departamentos de recursos humanos cuentan con innumerables recursos y esquemas pre realizados a los que se pueden ir amoldando. Sin embargo, la realidad es que en la práctica hay una innumerable cantidad de situaciones que pueden hacer que los esquemas no se atañan en un sentido fiel a la realidad.

  1. Nómina: qué es y su importancia

Vayamos al grano. Todos sabemos que la nómina es el papeleo que mes a mes recibe cada trabajador junto con su salario por las tareas realizadas. O lo que es lo mismo decir, es un documento con carácter probatorio y oficial emitido por una entidad pertinente y habilitada que contrata los servicios de una persona durante un tiempo determinado. 

En ella encontramos información muy importante y valiosa, por lo cual es fundamental saber leerla e interpretarla. Lisa y llanamente porque es justo allí donde se condensan gran parte de los derechos laborales y de no tenerla, puedes verte seriamente afectado en un futuro ya que no podrás acreditar haber sido parte de tal o cual entidad.

Por estas mismas razones, es que tienes que aprender qué es lo que se está diciendo en cada parte del documento. Además, es un derecho que esa información sea vertida por los departamentos de recursos humanos o por el contador especializado. 

En la nómina vas a poder encontrar información detallada principalmente sobre estos tres aspectos:

  • Las retenciones: es decir toda suma de dinero que el Estado habilitante retiene para sí, valga la redundancia, en contraprestación. ¿Y traducido sería?… muy sencillo: la seguridad social, los impuestos, las tasas, etc.
  • El salario/sueldo: es la cantidad de dinero que un trabajador recibe al final del mes en compensación por las tareas desempeñadas en ese estricto período de tiempo.
  • Percepciones varias: podemos definirlas como toda suma de dinero adicional al salario o sueldo base de una persona y de las cuales se ve beneficiada aumentando la percepción tipo para su puesto laboral. En este caso cuentan las bonificaciones, la antigüedad y todo aquello que “engorde” el capital a fin de mes. 
  1. Tipos de nómina que una organización puede elaborar

Como ya dijimos, hay tantos tipos de nóminas como organizaciones existentes. Si bien es verdad que todos deben atenerse a los reglamentos fijos que establecen los estados nacionales o las autoridades públicas indicadas en el área.  Esto es así porque tras esas condiciones básicas que todas deben cumplir, las organizaciones se abrogan el derecho de elegir el sistema que finalmente utilizarán para sus empleados y el que más les conviene. 

Existen tres categorías diferentes de tipos de nómina que se clasifican de la siguiente manera: 

  1. Forma de pago
  2. Cargo laboral
  3. Nóminas especiales 
  1. De las nóminas según forma de pago

En este caso la forma de pago hace referencia estrictamente a los períodos temporales sobre los cuales es posible liquidarle el pago a un trabajador determinado. Hay tres principales formas de pago: 

  • Semanal: como su propio nombre lo indica, es una nómina que se emite semana a semana y que integra cada uno de los elementos que vimos anteriormente y está reservada exclusivamente a los trabajadores que realizan tareas por este período de tiempo. 
  • Quincenal: utilizada por muchas empresas en diversos rubros (un clásico ejemplo es la construcción). En este tipo, el salario mensual es dividido en dos por lo cual los trabajadores obtienen una recompensa a mediados y otra a finales de mes. Suele ser común que en la nómina de medio término no se incluyan los conceptos relacionados con cargas sociales, impuestos y las percepciones. En tanto que sí suele sumarse a la de fin de mes. 
  • Mensual: es la más conocida y es aquella que establece períodos laborales de 30 días y un solo documento por mes por trabajador. 
  1. Según cargo laboral

Es común que se haga una diferencia entre los trabajadores de base y los cargos ejecutivos o directivos. Por eso, en tanto que los primeros corresponden a la planta general y las nóminas son iguales para todos (particularidades adaptadas), de parte de los directivos, por la naturaleza misma de su constitución y a quién representan, suele ser de carácter estrictamente confidencial. 

  1. Nóminas especiales

Aquí empiezan a jugar las situaciones especiales de cada trabajador y las incidencias que puedan sucederse: horas extras y situaciones de licencia por enfermedad.

En cuanto a las horas extras, si el trabajador realizó tareas por más de la cuenta durante el mes en curso, la paga por dicho esfuerzo se verá reflejada a fin de mes en la nómina salarial. 

Por su parte, las licencias por enfermedad o los cargos por seguros de trabajo por accidentes laborales también serán incorporados en este tipo de documento en el que se detalla la cantidad y las formas de pago. 

  1. Interpretar la nómina, lo que cualquier trabajador debería poder hacer

Ahora sí, si eres un trabajador en relación de dependencia o si una organización es la que te paga el salario mes a mes, ve a tus últimos recibos de sueldo y tómalos para leerlos y saber punto por punto qué es lo que te están liquidando. Como dijimos antes, además de un derecho propio, es una excelente forma de conocer cuáles son tus ingresos devengados. 

Por eso es tan importante conocer cuáles son los factores que al final del mes integran el total de la remuneración que se te otorga. En definitiva, es la única manera de poder llevar tus cuentas de manera ordenada y tener la opción de decidir cuál es el trabajo que más te conviene, y cómo quieres desarrollar tu carrera profesional en el futuro.