Las mejores estrategias de atracción de talento

En la actualidad, las empresas se destacan por encabezar búsquedas de personal cada vez más especializado. Muchos afirman que, dentro del ámbito laboral, las amenazas (si pensamos en el esquema FODA, por ejemplo) son cada vez más variadas, de manera tal que las mismas intentan agrupar a los mejores profesionales de diferentes aristas.

La razón principal por la que una buena empresa debe contar con buen personal, se resume en que, ante los ojos “del afuera”, las compañías con frecuentes rotaciones de empleados, generan inestabilidad y desconfianza. Esto, es la consecuencia de la imagen negativa que están creando, de manera tal que refleja una incapacidad de elegir bien a sus empleados.

Es un hecho que el constante flujo de personal (y rotación, claro) implica una caída de efectividad en los proyectos empresariales. Por estas razones, aquí te contamos qué tener en cuenta para realizar las mejores estrategias atracción talentos, y así lograr un gran equipo de trabajo. 

¿Qué estrategias existen?

En principio, existen muchas opciones para considerar al momento de optar por las mejores. Sin embargo, aquí te mostramos algunas de las más eficaces (según las empresas) para que un talento se interese en tu compañía:

  • Reconocimiento de logros

Nada hace más feliz a un empleado (y a un humano, ¡cómo no!) que se marquen las cosas que se hacen bien. Muchos de ellos dedican varias horas al día a su trabajo, y definitivamente, le brindan todo de sí. Es por eso que afirman mejorar su rendimiento laboral en el momento que sus logros son reconocidos.

Ese triunfo fue construido sobre la base de esfuerzo y esmero, por lo tanto, el empleado busca la misma retribución por el otro lado. Este reconocimiento puede ser en forma de un bonus de dinero que los motive a encontrar nuevos logros y objetivos.

La compensación económica, sin duda alguna, crea un compromiso que desemboca en el buen rendimiento y mejoras en el desempeño de los grupos laborales. ¡No dudes en ofrecer este punto a tu candidato estrella!

  • Ofrecer buenas condiciones de trabajo

La mayoría de los equipos de trabajo pasan muchas horas en oficinas o en diferentes sectores de la empresa. Un requisito básico es ofrecerles las mayores comodidades que sean posibles, para que así puedan ejecutar sus tareas sin problemas.

Como base, uno puede pensar en satisfacer las necesidades básicas dentro de la empresa, de tal manera que el empleado no necesite salir de la compañía, a menos que sea sumamente necesario. Aquí hablamos, por ejemplo, de:

  • Una buena higiene del espacio.
  • Comedores, baños, zonas de descanso.
    • Dentro de este grupo, también podemos pensar en productos básicos de higiene personal, de electrodomésticos pequeños como microondas, y de sillones para los recreos o breaks
  • Ventanas para airear la zona, claro.

También, dependiendo del tipo de compañía y las tareas que allí se desarrollen, la empresa puede ofrecer ciertos productos de calidad alta para que las tareas se vuelvan más sencillas. Por ejemplo, si nos ubicamos dentro del sector de Diseño Gráfico, buenas comodidades podrían ser computadoras veloces y eficaces, que ayuden a nuestro empleado.

Ofrecer el mejor espacio es clave para que los empleados desarrollen sus tareas con éxito. La tarea más complicada, según testimonios de varias empresas, es que el humano vea el trabajo como un goce. Por lo tanto, lograr que el lugar de empleo sea reconfortante, traerá como resultado que los talentos quieran formar parte de tu empresa.

  • Salario o sueldo emocional

Este es un punto que muchas empresas no consideran a la hora de ofrecer trabajo. El salario emocional se basa en la creación de un clima laboral que les produzca felicidad a los empleados. El mismo puede obtenerse de diferentes maneras, pero al fin y al cabo, se resume en la tranquilidad, optimismo, y comodidad que el grupo laboral siente a la hora de trabajar.

El respeto, la buena energía, las flexibilidades laborales, y la contemplación de la vida personal son algunas de las acciones que comprenden este salario.

  • Buscar la motivación para el buen desarrollo

Los empleados más destacados siempre van a buscar la manera de aprender y progresar. Es por eso que tu misión como empleador, es ofrecer oportunidades de ascenso y aprendizaje, para que así, los mejores profesionales quieran formar parte de tu equipo de trabajo.

Los retos, los desafíos, y las metas lejanas pueden parecer aspectos tediosos para algunos casos. Sin embargo, con un buen líder que encabece la operación, la motivación para los grupos de trabajo se vuelve superior. Esto hace que en la búsqueda de personal puedas enfocarte a perfiles más arriesgados que el estándar.

  • Hacer parte al equipo de trabajo en decisiones de la empresa

Este es un punto controversial, puesto a que a muchos líderes no les interesa que puedan interferir en sus decisiones empresariales. No obstante, los mejores talentos se esconden en grandes compañeros de equipo. Es así que a los buenos perfiles les interesa poder interferir en la resolución de problemas.

¿Por qué hacer hincapié en esto? Sencillo, si bien la toma de decisiones recae en los puestos más altos de las compañías, los trabajadores se sienten genial cuando estas iniciativas se discuten (o consultan) con ellos. Esto se debe a que, a pesar de no estar en el eslabón más alto, ¡su opinión e ideas son valoradas como deben ser!

  • Brindar una buena formación profesional

Si bien antes se mencionan algunas propuestas para motivar a tus empleados, es importante que, además de herramientas físicas, puedas ofrecerles herramientas intelectuales.

Las capacitaciones, cursos, pasantías en otros puestos, y testimonios clave de otros trabajadores exitosos (como entrevistas, por ejemplo) son excelentes recursos para que las grandes mentes se unan a tu empresa.

Efectivamente, los buenos talentos se refugian en mentes con hambre de conocimiento. Por esta razón, es fundamental que ofrezcas la posibilidad de aspirar a una mejora tanto personal como laboral. El interés nace cuando lo que brindamos resulta atractivo, por eso mismo, elegir los más altos programas de estudios o de capacitaciones laborales, pueden seducir al talento que estás buscando.

Recuerda que estas estrategias se basan en la reciprocidad, y mientras más beneficios le otorgues (y brindes) a tus grupos laborales, ¡muchos más perfiles talentosos querrán ser parte de tu empresa!