Guía sobre el modelo de aprendizaje 70:20:10 y su impacto en las empresas

La tarea de formación de personal en las empresas, requiere de una línea directiva clara, homogénea y cohesiva para poder cumplir con su tarea y motivar al personal a capacitarse permanentemente en pos de un desarrollo exponencial. 

El modelo de aprendizaje 70:20:10, es una de las directrices que se están imponiendo en las áreas de recursos humanos para la formación de la plantilla. Gestionar el talento, es una estrategia que permite amalgamar al grupo, promover la educación sin asfixiar al personal y desarrollar una cultura del aprendizaje que impulse la auto superación en todos los puestos. 

Una empresa que se preocupa por diseñar un buen plan de formación y que sepa comunicarlo, también será sumamente atractiva para los mejores profesionales. Gestionar el talento es una tarea imprescindible para alcanzar los objetivos dispuestos en todos los planes. 

El modelo de aprendizaje 70 20 10

Este plan de desarrollo afirma que del tiempo destinado a aprendizaje, el 70 por ciento debe estar formado por la experiencia, el 20 por ciento en exposición social y el 10 por ciento en estudios. Su objetivo es articular diferentes capacidades, compartirlas y aplicarlas. Esto permite reducir costos y potenciar la eficiencia, la efectividad y la eficacia. 

  • 70% experiencia

El ejercicio de las tareas en el trabajo es parte del 70 por ciento de experiencia que requiere el modelo de aprendizaje 70 20 10. Las actividades que deba desarrollar cada empleado, deberían promover la investigación, la innovación, la proactividad para mejorar los niveles de productividad en esas mismas tareas. 

Para que los profesionales se vean motivados a hacerlo, estas deben aportar valor, ser interesantes y sumar en sus respectivas carreras. Idealmente, este 70 por ciento del tiempo dedicado a la formación, tiene que estar enfocado en la concreción de proyectos que requieran de nuevos conocimientos. 

  • 20 % exposición

La exposición social tiene que ver con el trabajo en equipo, el compartir, el consolidar los conocimientos a través de la enseñanza, el diálogo y la crítica constructiva. Es un momento óptimo para que trabajadores experimentados se relacionen con los trabajadores más nuevos, más jóvenes o con menor formación. El empleado que enseña, no solo aprende en el mismo proceso. También, puede detectar áreas problemáticas, en las que tal vez se deba invertir el tiempo del 10 por ciento restante. 

  • 10% estudio

El 10 por ciento final, tiene que ver con los cursos de formación, cursos online, carreras a distancia, carreras terciarias o universitarias. Esta educación formal es importante también para conceptualizar, para desarrollar el pensamiento abstracto, tanto como para adquirir conocimientos nuevos, concretos, que permitan realizar actividades con mayor seguridad. 

Las acreditaciones de cursos y carreras sirven para dar cuenta del conocimiento de los empleados para desarrollar sus tareas certificadas. 

¿Cómo aplicar el modelo 70:20:10 en una empresa?

Para implementar el modelo de aprendizaje 70 20 10 en una empresa, hace falta seguir algunos pasos simples: 

  • En primer lugar, reconocer las necesidades a través de un análisis FODA, es decir, de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. De ahí, se desprenderán los objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales que trazarán una estrategia integral de todas las áreas organizacionales. 
  • En segundo orden, estudiar los procesos para detectar qué es lo que se debe mejorar. 
  • El tercer paso es diseñar en la práctica el programa de aprendizaje 70 20 10. Las debilidades deben transformarse en fortalezas. Las amenazas deben convertirse en oportunidades. Los objetivos se deberán cumplir. Las necesidades deberán estar contempladas. ¿Qué actividades entrarán en el 70 por ciento de experiencia? ¿Cuáles se pensarán para exponer en grupos? ¿Cuáles se destinarán a cursos de capacitación? 

Después, hará falta aplicar el plan. A continuación, seguir las métricas de aprendizaje, analizar y escribir informes que puedan ayudar a diseñar una próxima etapa de la formación continua. 

Su impacto en las empresas

La importancia de la aplicación de este modelo de aprendizaje en las empresas, tiene que ver con su impacto. De manera inmediata, tanto como en el mediano y en el largo plazo, se podrán ver los resultados del plan de formación. 

Podrá verse que el modelo de aprendizaje 70:20:10 fomenta la cultura de la colaboración. La empresa deberá delegar tareas entre los empleados, confiar la formación en los cuadros medios y organizar un plan que contemple cada paso. Los trabajadores con más experiencia participarán aportando sus conocimientos. Los más nuevos se sentirán valorados y aprenderán no solo los conocimientos, sino también la cultura de la empresa. 

Por otro lado, este modelo aporta velocidad y flexibilidad, dos valores de las habilidades del futuro. Toda empresa necesita ser ágil y flexible. Así, se podrá adaptar rápidamente a cualquier cambio derivado de los avances tecnológicos, de nuevas normativas o de mercados que se abren. El aprendizaje se ve como algo factible, que no requiere pasar largos tiempos en una silla leyendo y subrayando textos. La cultura del aprendizaje llega también rodeada de la idea de que es posible desarrollarse y crecer en la carrera. En cualquier lugar, en cualquier momento se estará aprendiendo. 

En definitiva, el modelo de aprendizaje 70:20:10, fue creado para volver más fácil la capacitación, pero también más realista y más efectivo. Considera fundamental la colaboración, el intercambio entre diferentes rangos, experiencias, recorridos y formaciones. Ese vínculo es fundamental para el crecimiento de la empresa y el desarrollo de un capital intelectual

Un avance imprescindible

Mantener a la empresa actualizada en cuanto a tendencias de formación y capacitación, será una pieza imprescindible para la competencia en el mercado. Poner en práctica el modelo 70:20:10, será tan importante como destinar tiempo, personal y presupuesto a las áreas de ventas, de marketing o a los puestos operativos. Los mejores profesionales querrán ser parte de una organización que jerarquice la formación y la cultura de la colaboración.