Conoce estos 5 tipos de contratos laborales y ¡elige el mejor para tu empresa!

¿Quieres saber qué contrato laboral es más beneficioso para tu empresa? ¿En qué situaciones conviene celebrar un contrato temporal? ¿O cuál es la diferencia entre un contrato temporal y uno indefinido? Si es así, entonces tienes que conocer estos cinco tipos de contratos laborales.

Es natural que te hagas estas preguntas, sobre todo si tienes una empresa nueva; aunque hay empresas de larga trayectoria que no tienen idea de si están usando los contratos de trabajo adecuados para sus empleados. Pero no te preocupes, en este artículo te explicaremos qué es un contrato laboral y cuáles son los 5 tipos de contratos laborales más frecuentes.  

Así que ponte cómodo y ¡empecemos!

En primer lugar, un contrato laboral es la prueba contundente de que existe una relación de trabajo entre un profesional y una empresa. Este acuerdo de voluntades ofrece protección jurídica a ambas partes y define las responsabilidades de cada uno durante el tiempo en que dure la relación. 

Los contratos laborales pueden ser indefinidos, interinos, por temporada, por obra o servicio y por necesidades del mercado. Cada uno tiene sus propias particularidades y su uso dependerá de las necesidades más apremiantes de la empresa.

Contrato de trabajo. Fuente: Pexels.

A continuación, profundizaremos sobre los tipos de relación laboral más frecuentes que hay en el mercado.

1. Contratos indefinidos

De entre todos los tipos de contratos laborales que existen, uno de ellos cobra especial relevancia: el contrato indefinido. Esto se debe a que no tiene una fecha de caducidad, en comparación con los demás. Los empleados pueden trabajar meses, años y todo el tiempo que deseen a menos que renuncien o que sean despedidos por violar alguna norma disciplinaria o de manera arbitraria.

Con respecto a este último caso, los empleados despedidos tienen derecho a recibir una indemnización cuyo monto dependerá de la legislación laboral de cada país. Por ejemplo, en España, a partir del 2012, gracias a una reforma laboral, se estableció la compensación de 20 días por año de trabajo, según menciona este informe del diario El Economista.

Pero veamos más beneficios del contrato indefinido y por qué es uno de los tipos de contratos laborales más queridos por las empresas y empleados:  

  • Establece relaciones duraderas con los empleados.
  • Altas posibilidades de fidelización y de employee engagement.  
  • Los empleados con más tiempo tienen la oportunidad de hacer línea de carrera y de ofrecer mayor satisfacción a los clientes, en comparación con los nuevos.
  • Se forman a largo plazo equipos sólidos.
  • Baja la tasa de rotación de personal y la empresa gana estabilidad.
  • Además de la remuneración, los empleados gozan de ciertos beneficios sociales como tener acceso a un seguro de salud, una compensación por tiempo de servicios, vacaciones y gratificaciones.  

Una interesante investigación que realizó el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE) en 2019 sobre los contratos laborales, reveló que los trabajadores con educación superior ―y en mayor medida con postgrado― tienen mayores probabilidades de usar contratos por tiempo indeterminado, con respecto a los trabajadores que solo tienen secundaria completa.

Una situación que, sin lugar a dudas, preocupa y nos muestra las brechas que hay en la clase trabajadora. Ahora bien, sigamos aprendiendo más sobre las modalidades de contrato.

Contratación laboral. Fuente: Freepik.

2. Contratos interinos

Este es uno de los tipos de contratos laborales que se usan cuando se producen situaciones de emergencia y se necesita cubrir el puesto de manera inmediata. Por ejemplo, imaginemos que uno de tus empleados sobresalientes sufrió un terrible accidente de tránsito y fue hospitalizado.

El hospital ordena tres meses de descanso médico por las graves lesiones que sufrió en la cabeza y las piernas, lo que obliga a la empresa a buscar un reemplazo. El profesional que lo sucederá en el cargo cubrirá sus funciones de manera interina; es decir, hasta que el empleado estable sea dado de alta y regrese. 

Un contrato interino también se puede celebrar cuando hay casos de baja por licencia de maternidad. En América Latina, por ejemplo, los días de ausencia de las trabajadoras gestantes fluctúan entre los 90 y 120. En Europa la licencia fluctúa entre las 15 y 16 semanas.

3. Contratos por temporada

Este es uno de los tipos de contratos laborales que son temporales: tienen una fecha de inicio y de finalización, pueden ser jornada completa o parcial y, por lo general, se dan en ciertas épocas del año, como Navidad, verano o por inicio de clases escolares.

Estas actividades por temporada se repetirán a lo largo del año, por lo que la empresa puede recurrir a las mismas personas que ya conocen cómo se hacen las tareas; aunque también pueden contratar a otros. Al igual que los demás contratos, es de dependencia, tiene una retribución económica, pero no recibe beneficios sociales propios de un contrato indefinido o fijo.

Empleada nueva. Fuente: Freepik.

4. Contratos por obra o servicio

Otro de los tipos de contratos laborales más comunes que hay en el mercado es el contrato por obra o servicio. Consiste en que un profesional realiza trabajos concretos para una empresa durante un tiempo definido. También puede ser el caso de una empresa que brinda un servicio a otra empresa. La duración del contrato de trabajo puede ser de días, meses y hasta años.

Es importante definir en primera instancia de qué obra o servicio se trata. Por ejemplo, puede tratarse de un especialista en comercio electrónico que ha sido contratado para dar una capacitación a un grupo de trabajadores en una empresa o también puede ser el caso de una vidriería que ha ganado un contrato para remodelar un edificio inmobiliario.

5. Contrato por necesidad del mercado

Finalmente, los contratos por necesidad del mercado se producen cuando el personal de la empresa no se da abasto, ya sea por el incremento de clientes o por la presión del mercado con respecto a ciertas posiciones que están en alta demanda. Este tipo de contrato laboral es temporal y puede convertirse en un contrato indefinido.

Como has visto, estos tipos de contratos laborales tienen características distintas y en algunos casos comparten ciertas similitudes. Ahora bien, analiza con detenimiento cuál de ellos te conviene aplicar al momento de contratar a tus empleados.

Si quieres fidelizar con ellos ya sabes que el contrato indefinido es la solución; sin embargo, para quienes no desean ataduras de largo tiempo, será conveniente los contratos temporales.

Ten una comunicación franca con tus empleados, pon atención a sus expectativas de crecimiento y necesidades para lograr el mejor acuerdo sobre las formas de contratación, y ,lo más importante, cumple con responsabilidad las leyes laborales de tu país. ¡Promueve el desarrollo profesional de tus equipos y próspera!