Descubre qué es la formación bonificada y goza de sus principales beneficios

Hoy en día, para ser competitivo en el mercado y sortear con éxito sus vaivenes es importante cubrir las necesidades formativas de las empresas y qué mejor manera de hacerlo que aprovechando los beneficios de la formación bonificada.

La formación bonificada es una ayuda económica que disponen todas las empresas de España para mejorar las competencias profesionales de sus empleados con cursos hechos a su medida, lo que puede derivar en un aumento de la productividad.

Sin embargo, solo el 20 % de las empresas aprovechó la formación bonificada en 2021, de acuerdo a un estudio de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE). Por esa razón nos preguntamos: ¿qué está pasando en las empresas?, ¿saben en qué consiste la formación bonificada?, y ¿qué beneficios se están perdiendo por no aplicarla?

Asimismo, ¿es la primera vez que oyes este concepto? Si es así, entonces quédate en este artículo, porque te explicaremos qué es la formación bonificada, de qué manera se imparte y cinco de sus aportes más valiosos en una completa guía. Así que, ¡acompáñame!

Aprendizaje grupal. Fuente: Pexels.

¿Qué es la formación bonificada?

La formación bonificada, también conocida como formación contínua, es una aliada del aprendizaje permanente que nace a partir de varias debilidades en el sistema, como la falta de planificación estratégica de las empresas y amplias desigualdades en el mercado.

Asimismo, se desprende de la ley 30/ 2015 que regula el sistema de formación profesional en el empleo de España y que tiene como propósito generar empleos más estables y de calidad. Ahora bien, esto no significa que las empresas no tengan la libertad de gestionar la formación de sus propios equipos: pueden hacerlo al igual que todos los países del mundo.

Una vez aclarado este punto, vamos a explicar cómo funciona la formación bonificada. En principio, todas las empresas nuevas o de reciente creación tienen un saldo de 420 euros que les otorga la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) para la formación bonificada de sus equipos.

Este crédito formativo es cofinanciado por los trabajadores y las empresas, que cada mes aportarán una cuantía mínima a la Seguridad Social. De esta manera, el dinero se irá acumulando y las empresas podrán utilizarlo solo a través de gestiones para obtener cursos.

Este saldo puede perderse al cabo de un año si es que no se usa; de ahí, la importancia de que las empresas desarrollen sus planes formativos de acuerdo a sus necesidades y que en cada curso los trabajadores tengan al menos un 75 % de asistencia para que la formación sea bonificable.

Hay cursos de formación bonificada de carácter obligatorio, como la prevención de riesgos laborales y la manipulación de materiales peligrosos. Asimismo, hay cursos de varias temáticas como idiomas, administración, finanzas y gestión de proyectos, entre otros, pero eso sí, deben guardar relación con el puesto de trabajo.

Beneficios de la formación bonificada

A continuación, veremos cinco valiosos aportes de la formación bonificada.

1. Mejora la calidad de los trabajos

La formación bonificada contribuye a mejorar la calidad de los trabajos en las empresas. Los conocimientos y procedimientos que se tienen en un determinado período pueden quedar desfasados al cabo de un tiempo corto, debido al surgimiento de nuevos software en el mercado que ayudan a las empresas a simplificar sus procesos.

No obstante, hace falta que muchas organizaciones dejen de mirar a las formaciones laborales como actividades distractivas que afectan el nivel de rendimiento de sus empleados y ,más bien, se centren en cerrar las brechas de conocimiento de la mano de la tecnología.

Eficiencia. Fuente: Pixabay.

2. Mejora la reputación de la empresa

Aprovechar la formación bonificada no solo es apostar por el progreso social de la fuerza laboral, sino que también mejora la percepción que se tiene sobre la imagen de la empresa. Los talentos de afuera que se enteren por la información filtrada de adentro sobre la experiencia positiva de los trabajadores, querrán ser parte de la organización.

Asimismo, la formación programada es concebida como una buena práctica, lo que da pie a que proveedores, clientes e instituciones aliadas afiancen su confianza hacia la organización; por ende, aumentan las oportunidades de crecimiento.

3. Aumenta la satisfacción de los equipos

Otra de las ventajas de la formación bonificada es el aumento de la satisfacción de los trabajadores, quizá uno de los retos más difíciles que tiene toda empresa, debido a que cada uno tiene objetivos y necesidades distintas que atender.

A propósito de ello, una herramienta que forma parte de la formación bonificada son los permisos individuales; es decir, un trabajador tiene la facultad de pedir a su empleador que le autorice recibir un curso de manera independiente, pero el requisito es que la temática debe estar relacionada con las actividades de su puesto de trabajo.

Satisfacción de equipos. Fuente: Pexels.

4. Baja la rotación de personal

Una de las razones por las que se produce una alta rotación de personal en las empresas es por la falta de oportunidades de crecimiento y los conocimientos estáticos son precisamente una limitación; de ahí, la importancia de la formación bonificada como recurso para hacerle frente a este problema.

Pero, no basta con fomentar la formación bonificada, las empresas deben usar de manera complementaria otras estrategias para mantener motivados y contentos a sus equipos de trabajo, como darles la oportunidad de hacer línea de carrera, reconocer públicamente su esfuerzo y brindarles horarios flexibles para que compartan tiempo con sus familias.

5. Mejora la capacidad de adaptación al cambio

La adaptación al cambio es una de las exigencias más valoradas en el mercado, ya que permite conocer las fortalezas y debilidades de las empresas para afrontar mejor los eventos fortuitos del exterior que puedan amenazar su estabilidad.

Por ello, para trabajar esta habilidad es ideal fomentar la formación bonificada, la cual se imparte de manera presencial y online. Equipos mejor preparados tienen más posibilidades de responder favorablemente a situaciones de crisis que parecen cambiar las reglas del juego.

Ahora que ya conoces todo sobre la formación bonificada, ¿qué esperas para sacarle partido? Y si esta herramienta no rige en tu país, no te preocupes. Puedes recurrir a plataformas de capacitación corporativa como Crehana for business, Udemy y Coursera para fortalecer tu fuerza productiva. Así que, no tienes excusas. ¡Invierte en tus equipos y próspera!