¿Cómo garantizar una buena calidad de vida en el trabajo?

Una de las mejores formas de fomentar un clima laboral estable, es garantizando los derechos a los empleados o trabajadores, ya que esto genera mejor rendimiento y predisposición, quedando demostrado, por numerosos testeos en focus group, que esto potencia a los individuos y los impulsa a ser proactivos.

Especialistas en materia laboral aseguran que para que haya calidad de vida en el trabajo, es necesario general un clima de no discriminación, comenzando por los puestos de mando. Una de las claves que se encuentra en auge en los últimos tiempos, es la de garantizar la igualdad de género y la no discriminación con perspectivas en derechos laborales.

Claro está que con carteles que indiquen las reglas básicas de la inclusión no alcanza. En mayo se cumplirán tres años de la reforma laboral, la cual adoptó cambios para que los sindicatos facilitaran más participación de las mujeres.

Tanto estas medidas, como el reciente Convenio 190 impulsado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT),  en el que México se comprometió a prohibir legalmente el acoso y la violencia en los ámbitos laborales, adoptando una estrategia para prevenir y combatir estos casos, y además garantizar mecanismos de denuncia y reparación del daño, brindan un respaldo a los trabajadores.

La OIT registra que la salud física, sexual y psicológica de cada uno de los trabajadores, tanto como su dignidad, se ve directamente afectado por el acoso y la violencia en los espacios laborales. Además, también toca de lleno a su entorno familiar y social. Por lo tanto, este es un tema de total relevancia si lo que se busca es garantizar una favorable condición de vida.

Con esta última reglamentación, México se convirtió en el doceavo país que ratifica esta norma internacional aprobada en 2019, comprometiéndose así con cada uno de los trabajadores del país, a que cada espacio de trabajo esté libre de violencia.

Algunas definiciones sobre el convenio

En el documento de la OIT, el Convenio 190 conceptualiza la violencia y el acoso en los ambientes de trabajo como una serie de acciones y actitudes inaceptables, o de amenazas de tales prácticas, ya sea que se presenten por única vez, o de forma sistemática y repetida, que tengan el fin, que lo generen o tengan el riesgo de herír física, psicológica, económica o sexualmente. Este tratado incluye el acoso y la violencia referida al género de la persona.

  • ¿En qué lugares laborales se aplica?

Este acuerdo protege los espacios laborales, sin importar cuál sea su contrato o arreglo, ni el espacio en donde lo ejerza, sea público o privado, no hace diferencia entre empleados informales o formales, abarca a pasantes, becados, gente en búsqueda activa de empleo, postulantes a un puesto y empleadores.

  • Legislación adecuada y adaptada

Como ya lo hicieron los otros países que se adhirieron al Convenio, México tiene que adaptar su legislación, para asegurar que todos los y las trabajadoras puedan hacer valer sus derechos, accediendo a trabajos libre de acoso y violencia. Esto, los obliga a  instituir nuevos compromisos entre empleados y empleadores, prever castigos y asegurar que existan inspecciones e investigaciones efectivas.

¿Cómo hacer para denunciar una situación de violencia o acoso?

A través de la firma del acuerdo, se asume el compromiso de asegurar que aquellos que son víctimas de estas situaciones, puedan acceder a mecanismos y recursos de solución y canales de reclamos y denuncias. Además, asegurar la preservación y protección de la privacidad de las partes y que todo sujeto trabajador, tenga la posibilidad de alejarse de una situación de violencia y acoso, sin sufrir consecuencias extras. 

Cabe destacar que este Convenio de la Organización Internacional del Trabajo, exige a los países a que, por medio de políticas de igualdad, no discriminación, seguridad y salud laboral, se aborde la violencia y el acoso. Además, a proporcionar herramientas y orientación y herramientas a todas las partes sobre esta materia.

Algunos antecedentes 

La violencia laboral también puede afectar lo económico, yendo desde una baja en el salario, hasta llegar al despido del puesto de trabajo, lo cual termina por cerrar el círculo de sometimiento.

Durante el 2021, la OIT realizó un informe en el que arroja que en puestos de trabajos ocupados, los hombres se llevan la mayor cantidad, sacando una diferencia de casi 800 mil puestos más que las mujeres.

Además, el documento refleja que casi un 70 % de los hombres en el rango etario  productivo, tienen empleo, mientras que menos del 45% de mujeres se encuentran en la misma condición.

América es el continente con mayor caída del empleo para las mujeres, mientras que en menor porcentaje en el resto de las regiones del mundo. Pero, en todos lados, el factor común de que el cupo masculino se encuentra siempre en alza con respecto del femenino u otros géneros.

Caro que tal como lo demuestra la investigación, aquellos países que fueron pioneros en la toma de medidas para conservar y preservar los puestos de trabajo ocupados por mujeres, fueron los que tuvieron menos caída porcentual de desempleo.

Medidas que se les sugiere a las empresas

Crear programas dentro de los lugares de trabajo es una medida atinada para el abordaje directo de casos de violencia o acoso. Ciertamente, brindar talleres recreativos e incluir a profesionales que trabajen con la psicología, es un instrumento que se comprobó que logra ser eficaz.

Generar espacios de diálogo, contemplando las capacitaciones con perspectiva de género y las lecturas de leyes y convenios de ésta índole, pueden aportar un mejor desarrollo en el ambiente laboral.