¿Cómo fomentar el sentido de pertenencia laboral?

Las empresas, han dicho los gestores de recursos humanos, directivos y estudiosos del tema empresarial, son como una especie de microambientes, donde o todo está en su lugar o se desencadenan graves problemas que terminan por afectar el rendimiento de toda la organización.

No hay nada que contribuya más a preservar el microambiente empresarial que el sentido de pertenencia laboral, un extremo que algunos directivos y gestores de personal, obcecados en conseguir resultados látigo en mano, suelen olvidar.

Pero cómo darle vuelta a tóxicas situaciones como las descritas arriba y fomentar el sentido de pertenencia laboral, esa que impacta positivamente en las relaciones y motiva, compromete y potencia el desempeño de los trabajadores.

Un reporte de LinkedIn, la red social orientada al uso empresarial, apunta que el reconocimiento de los logros y cómo esto impacta en la empresa es la primera virtud organizacional para crear pertenencia laboral. Pero también hay otros aspectos importantes a considerar, como permitir la libre expresión y que haya comunicación transparente.

Esos aspectos, los más valorados por los empleados, tienen en común varios elementos que pueden ser fácilmente identificados en toda relación sana, como la valoración, la comunicación y la autenticidad. Estas características han permitido a muchos directivos impactar positivamente en sus equipos de trabajo y desarrollar la pertenencia laboral.

Para acercarte a esta meta, puedes poner en práctica los siguientes consejos:

Construyen confianza

La inspiración, el amor por las personas o disciplinas y hasta el sentido de pertenencia suelen ser inspirados por la confianza. La confianza en los líderes es clave para seguir sus ejemplos y recomendaciones, así como para construir el deseado sentido de pertenencia laboral, que redunda en la retención de personal valioso.

Construir confianza con tu equipo de trabajo no es una tarea ardua, siempre que puedas -y debes, cuidado aquí- ser auténtico, servicial, empático, y cumplas con todo aquello que prometes. También ayuda mucho tratar con respeto a las personas y ayudarlas a alcanzar sus metas dentro de la organización.

Celebra los logros de tu equipo

Los líderes de las empresas donde los empleados tienen un fuerte sentido de pertenencia suelen celebrar los logros de los demás y se expresan con lenguaje apreciativo. Esto incluye demostrar aprecio a través del lenguaje no verbal y reconocer los aportes y logros de los otros.

Así se consiguen dos cosas, empoderar al equipo y llenarlo de confianza en sus habilidades, al tiempo que se demuestra que los líderes no mantienen una lucha particular con sus subordinados, por lo que les permitirán crecer dentro de la organización puesto que no los ven como rivales, sino como pares.

Consolida la colaboración

Las relaciones de colaboración suelen ser grandes potenciadores de la pertenencia laboral. Y es que cuando los trabajadores saben que sus jefes realmente se interesan por su bienestar y reciben ayuda de todos en la organización, el sentido de pertenencia en ellos aumenta de manera considerable.

Y en este punto queda claro que un líder no es alguien que solo apoya a su equipo, sino que también es aquel que incentiva la colaboración entre los trabajadores e incluso comparte con ellos fuera del ámbito laboral, allí donde los compañeros de trabajo pueden establecer lazos de amistad duraderos y poderosos.

No descuides la comunicación

Para que los empleados se sientan seguros de ser ellos mismos hace falta algo más que un líder auténtico, también es preciso que el equipo tenga un espacio de trabajo seguro donde los fallos o errores no sirvan para castigar, sino para el aprendizaje y mejora.

Será entonces necesaria la comunicación asertiva y la libertad de palabra de todos. Ante los errores, la postura de los directivos debe ser empática, es casi la única manera de garantizar que todos se sientan seguros de compartir, con valentía y entusiasmo, las ideas que tengan para mejorar procesos o hasta a la propia empresa.

Sé consciente de tu impacto

Una mala relación con los jefes lleva, casi por defecto, a la falta de motivación y disminución del desempeño laboral, por lo que los afectados optan por huir de la empresa, justo lo contrario al sentido de pertenencia. Aquí podrías preguntarte ¿Es esto lo que realmente quiero? ¿O prefiero priorizar los resultados, pese a las diferencias que pueda tener con cualquier trabajador?

Los líderes deben ser conscientes de cómo su comportamiento y palabra afectan al personal, y por tanto a los resultados de la empresa. Si eres de los que no pueden controlar sus emociones, te invito a pensar en profundidad si alguna vez perdiste un colaborador valioso después de haberlo maltratado. Construye, desde lo personal, tu inteligencia emocional, porque es un factor clave del liderazgo empresarial.

Motiva desde la inspiración

Un buen líder construye y comparte con todo su equipo su inspiradora visión para la organización, un propósito significativo. Siempre que las personas comprendan cuál es la meta, y su papel dentro de la organización, sentirán pertenencia y trabajarán para alcanzarlas.

Los propósitos siempre son más poderosos cuando son de todos y no de uno solo, cuando todos y, otra vez, no uno solo, los conoce y los trabaja.

Poner todos consejos en práctica es sencillo siempre que haya voluntad y que hayas diagnosticado las vulnerabilidades de la empresa. Esto podrías lograrlo respondiendo algunas preguntas, como ¿Cuál es la situación de la organización? ¿Qué relación hay entre los empleados? ¿Qué nivel de identificación con la empresa tienen los empleados? ¿En qué nivel de motivación laboral se encuentran los empleados? ¿Están felices con sus cargos? ¿Se sienten imprescindibles? ¿Se alegran de los buenos resultados de la empresa?

Diagnóstico en mano, y con buenos líderes y gestores de personal, el sentido de pertenencia laboral y los resultados de la empresa solo pueden ascender al cielo.

Recuerda que el sentido de pertenencia es clave para las empresas, puesto que permite que los motivados trabajadores la encaminen hacia el éxito. Y es que, si un trabajador no se identifica con lo que hace, jamás entregará buenos resultados ni se esforzará en sus labores.

Además, es posible que la actitud y mensaje de ese trabajador desmotivado cale en sus compañeros, lo que perjudicará a la empresa y a sus líderes. Es por ello que los equipos de recursos humanos y los propios líderes empresariales tienen la importante misión de mantener a los trabajadores motivados y deseosos de ser parte de la organización.