¿Cómo ejecutar una convivencia laboral?

La convivencia en el lugar de trabajo es un factor que no debe subestimarse. El ambiente de trabajo es a menudo el lugar donde la mayoría de nosotros pasamos la mayor parte de nuestros días con personas con las que compartimos varios momentos. Por ello es importante que la convivencia en el ámbito laboral se viva de forma positiva. De esta manera será posible pasar sus días con serenidad, levantándose con más ganas por las mañanas y sin perder nunca la pasión por lo que hace.

Todo comienza con nosotros. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos es más fácil experimentar positivamente el mundo exterior y lo que nos sucede. Precisamente por eso, es importante tratar de entender si el problema son realmente los demás o quizás hay algo en nosotros que no va como debería.

En algún momento de nuestras vidas, nos equivocarnos y responsabilizamos de inmediato a los que nos rodean, pero ante esto lo mejor siempre, detenerse un segundo y reflexionar al respecto.

  1. ¿Qué tener en cuenta en estos casos?
    1. Aprender de otros

Nadie al comienzo de una carrera tiene todas las habilidades necesarias y, a menudo, estas no se poseen incluso después de años de trabajo. Precisamente por eso, para vivir mejor la convivencia laboral es importante discutir, pedir ayuda y escuchar a los demás. Esto nos ayudará a aprender día tras día, capacitándonos mejor.

  1. Pasar tiempo con tus compañeros de trabajo 

Pasar tiempo con tus compañeros es más importante de lo que imaginas. De hecho, al establecer relaciones positivas será más agradable compartir momentos y días. Además, conocer a su equipo a menudo puede ser la carta de triunfo para llevarlos al éxito. Cuando su equipo de trabajo está cohesionado, hay más posibilidad de alcanzar los objetivos planteados. 

Un almuerzo, un café y una charla son suficientes para cambiar radicalmente la relación con tus compañeros.  

  1. Escucha y aprende a manejar las críticas

Pasará, con el tiempo, a ser criticado o corregido, pero es importante no tomárselo como algo personal y aceptar la crítica como punto de partida para mejorar. De hecho, puedes recibir una crítica constructiva y, por ello, fundamental para la consecución de los objetivos tanto a nivel profesional como personal.

El amor por lo que haces, es la clave de la felicidad para disfrutar mejor de tu trabajo. Obviamente, acompañado de otros elementos fundamentales, como la responsabilidad, la misión, entre otros. El ambiente de trabajo, las personas con las que nos enfrentamos cada día. 

  1. Haz que tus pensamientos cuenten

Muchos malentendidos y descontentos surgen a menudo de las palabras que no hemos pronunciado. En esos momentos en los que queríamos decir algo y en cambio no lo hicimos. Aprende a no decir siempre que sí, ni a dejar que manipulen los acontecimientos para obligarte a reaccionar, tú eres el único responsable a decidir tu propio curso. Por supuesto, esto no quiere decir que dejaras de preocuparte por los demás, pero es vital que sepas expresar correctamente tu opinión, respetando la de los demás, sin ofensas, ese el secreto del éxito de todo equipo.

  1. ¿Qué estrategias pueden ponerse en práctica para la sana convivencia laboral y la resolución de conflictos?

Ya sea dueño de una empresa, líder o trabaje en la gestión de recursos humanos, hay algunas estrategias diferentes que puede usar para gestionar de manera efectiva los conflictos en el lugar de trabajo, mantener contentos a los miembros de su equipo y apoyar la retención de empleados.

  1. Contrate a las personas adecuadas

A quién contrate jugará un papel muy importante en cómo se desarrolla la convivencia o la resolución de conflicto. Si contrata a personas empáticas, colaborativas y con buenas habilidades de comunicación, cuando surja un conflicto, ya son el tipo de personas que probablemente manejarán el conflicto de una manera positiva y constructiva. Por otro lado, si contrata a personas con pocas habilidades de comunicación y una actitud egocéntrica, es más probable que reaccionen cuando se enfrenten a un conflicto, y esa reactividad puede tener un impacto negativo en el resto de su equipo.

Mientras construye su equipo, asegúrese de evaluar a cada miembro potencial del equipo en aspectos como habilidades de comunicación, habilidades para escuchar y su capacidad para ver las cosas desde el punto de vista de otras personas, todas características esenciales para resolver conflictos de manera efectiva.

  1. Lidiar con las cosas como suceden

Los conflictos son inevitables a donde quiera que vaya y en el lugar de trabajo, aún más. Pero donde las cosas realmente pueden comenzar a salirse de control es cuando los conflictos menores no se abordan de forma correcta y terminan convirtiéndose en situaciones más graves.

Por eso es tan importante manejar el conflicto a medida que sucede. Cuanto más espere para abordar el conflicto, ya sea entre los empleados o entre los empleados y el liderazgo, más probable es que el conflicto se intensifique, se convierta en un problema mucho mayor y potencialmente haga que un empleado se vaya.

  1. Bríndele a su equipo formación en resolución de conflictos 

La resolución efectiva de conflictos en el lugar de trabajo es un esfuerzo de equipo. Pero si desea que su equipo sea más efectivo en la resolución de conflictos (lo que, a su vez, hará que toda su organización sea más efectiva), debe mostrarles cómo ser más efectivos.

Invertir en capacitación en resolución de conflictos para su equipo es una situación en la que todos ganan. Empodera a su equipo con las herramientas y habilidades que necesitan para resolver mejor los problemas con sus colegas, les ayuda a ver los conflictos como una oportunidad de crecimiento (en lugar de un problema) y crea una cultura empresarial más respetuosa y colaborativa en general, lo que puede ayudarlo a retener a los mejores talentos.

Investigue las diferentes opciones de capacitación disponibles, vea cuál es la mejor opción para su equipo y luego elabore un plan para implementar la capacitación en toda su organización. Cuanto más empodere a su equipo con herramientas y estrategias de resolución de conflictos, mejor podrán manejar el conflicto y será menos probable que el conflicto genere problemas graves (como el ausentismo o la partida de empleados).