Descubre los beneficios de la autocandidatura y dile adiós a las largas convocatorias

¿No encuentras a los talentos idóneos? ¿Has tenido que relanzar la convocatoria? ¿Estás cansado de los mismos procedimientos de reclutamiento? Si es así, entonces tienes que conocer la autocandidatura y cuáles son sus beneficios.  

Muchas empresas no salen del esquema tradicional de redactar convocatorias y difundirlas por todos los canales digitales posibles, lo cual es válido y funciona, porque les permite tener un mayor alcance de candidatos, pero, al final, las cosas no siempre suelen salir como las planifican y el proceso puede alargarse más de lo previsto.

Un método efectivo al que no se le presta la debida atención y, en consecuencia, suele ser poco aprovechado, es la autocandidatura, la cual puede simplificar el proceso de reclutamiento y llenar de muchas satisfacciones a la empresa.

Si quieres saber de qué manera, quédate en este artículo, ya que aprenderás qué es una autocandidatura y qué beneficios tiene para tu empresa. Sin más preámbulos, ¡empecemos!

¿Qué es la autocandidatura?

La autocandidatura, también conocida como marketing personal, es una iniciativa que nace de la avidez de progreso por parte de profesionales que han expresado un interés de querer pertenecer a una organización, porque se sienten identificados con su cultura, las buenas prácticas, los valores corporativos y la filosofía.

También puede ser porque desean que el prestigio de la empresa aporte un valor significativo a sus perfiles profesionales. Esta actitud positiva y primer acercamiento con la organización genera altas posibilidades de que una persona se incorpore a los equipos de trabajo.  

Aquello es algo que suele ocurrirle a las empresas con un reconocimiento notable, lo cual es un buen indicador de prosperidad; de ahí la importancia de la autocandidatura y tener un registro de aquellos profesionales entusiastas por querer contribuir a las metas corporativas.

Proceso de reclutamiento. Fuente: Freepik.

Beneficios de la autocandidatura

A continuación, veremos cinco principales beneficios de la autocandidatura

1. Mayor ventaja sobre futuros competidores

Desde la perspectiva de los profesionales, la autocandidatura les permite anticiparse a una convocatoria, donde aún no hay competidores a la vista. De esta manera, consiguen una enorme ventaja y son altas las posibilidades de ser los primeros convocados.

Ahora bien, ¿cómo hacer una autocandidatura? No es tan simple como parece, se necesita determinación, confianza, constancia y resiliencia para vencer la frustración en casos de rechazo. Además, hay que tener definido varios aspectos antes de precipitarnos a escribir el mensaje.

Para empezar, plantearse las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el objetivo profesional?
  • ¿Qué puesto de trabajo te interesa?
  • ¿Qué habilidades comunicativas, técnicas y sociales puedes destacar en tu mensaje?
  • ¿Cómo te defines?
  • ¿A qué empresas se enviarán las autocandidaturas?

Las respuestas te ayudarán a redactar la carta de presentación para la autocandidatura. No olvides que no debe ser largo y tampoco tan corto: bastará con dos o hasta tres párrafos como máximo, pero eso sí, sé claro y honesto desde el principio en cuanto al nivel de conocimientos técnicos, dominio de estrategias y soft skills.

¿Cómo enviar las autocandidaturas? El correo electrónico no es la única opción, las autocandidaturas por LinkedIn ahora son bastante frecuentes. La ventaja de esta red social es que puedes conectar directamente con el reclutador o con un trabajador de la empresa que, de repente, filtre información al exterior. 

Más allá de las vías de comunicación, es importante que las empresas tengan una política de puertas abiertas a las autocandidaturas.

Redacción de una autocandidatura. Fuente: Pexels.

2. Facilita el proceso de reclutamiento

Muchas veces las empresas suelen abrir vacantes temporales por súbitas emergencias, como casos de licencias de salud por accidentes y enfermedades. La prisa por encontrar el reemplazo puede ser estresante; la idea es que estas bajas no afecten la productividad y, en consecuencia, el logro de las metas corporativas.

En estas circunstancias las autocandidaturas juegan un papel fundamental. Si recursos humanos ya tiene mapeado a un grupo de futuros postulantes, bastará con empezar por ahí para iniciar las entrevistas, pruebas psicométricas y otras relacionadas al puesto.

La otra opción sería difundir una convocatoria por las redes sociales de la empresa, especialmente en LinkedIn, una red especializada en negocios y oportunidades laborales, en la cual se pueden hacer búsquedas segmentadas. Sin embargo, aquello implicaría empezar desde cero candidatos, demandaría más tiempo y quizá más recursos económicos.

3. Inspira confianza

De acuerdo a un estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), después de la pandemia muchas empresas declararon tener dificultades para encontrar a los profesionales más cualificados, especialmente para cubrir posiciones relacionadas a la informática y data. Asimismo, aumentó la importancia por las siguientes habilidades socioemocionales: la resiliencia, la colaboración y la proactividad.

Precisamente, un rasgo de la candidatura espontánea o autocandidatura es la proactividad, muy requerida para ciertas posiciones, un indicador que transmite a primera impresión la idea de estar frente a alguien que es capaz de asumir grandes desafíos y de adaptarse a los cambios con la mejor disposición.

Candidatura espontánea. Fuente: Pexels.

4. Conoce a la empresa

Detrás de una autocandidatura hay horas de investigación. Los profesionales interesados tratan de empaparse de todo sobre la empresa, con especial énfasis del área a la que desean pertenecer. De este modo, se averigua desde los programas, las herramientas digitales y las competencias técnicas requeridas, con el fin de estar a la altura.  

5. Amplía la base de datos de la empresa

Finalmente, otra de las ventajas de la autocandidatura es la ampliación de la base de datos. Un registro de autocandidaturas es importante para saber si sus perfiles encajan con las vacantes más urgentes y así poder elegir al profesional en corto tiempo y sin mayores inversiones en tercerizar en agencias de reclutamiento.  

La autocandidatura es un camino directo al talento idóneo y no hay razón para no incluirla en las estrategias de reclutamiento. Por el contrario, ahora más que nunca, dado el alto nivel de desempleo, millones de profesionales están tocando puertas todos los días y qué sensación tan gratificante poder concederles la oportunidad de crecer en tu empresa.

Aprovecha este primer contacto para cubrir tus ofertas ocultas, difunde tus principales correos electrónicos y promueve las autocandidaturas en tus redes sociales. ¡Atrae a los mejores talentos y próspera!